Arneses sexuales: otro tipo de juguete sexual

Los arneses sexuales o arneses de penetración, tienen como objetivo, simular una penetración, y gracias al gran avance que han tenido los juguetes sexuales en el último tiempo, esta sensación se consigue sin problemas.

Son ideales para relaciones lésbicas, como también para parejas heterosexuales, ya que le permitirá a la mujer, jugar a que penetra a su hombre analmente, ya saben que hay hombres que esto los excita y mucho, sin que esto signifique que sean homosexuales.

Pero para quienes nunca hayan visto uno, aunque seguro se lo imaginan, veamos más en detalle en que consiste este juguete sexual.

Se trata de una especie de cinturón, de cuero, vinilo o látex, que va sujeto a la cintura, y el cual, puede venir ya con un pene adaptado o con un agujero, en el cual se le puede ir adaptando distintos modelos de consoladores o dildos.

También son muy utilizados en los juegos de dominación y sadomasoquismo y en hombres que sufren impotencia, ya que vienen arneses con un pene hueco, o se les puede adaptar éstos, para que el hombre coloque el suyo dentro de la prótesis y penetre a su pareja con el arnés colocado.

Están también, los de doble penetración, que vienen con dos penes, los que permiten a la persona que se lo coloca, experimentar un placer físico, además del placer psicológico.

Pero para aquellos más conservadores, no se crean que “esto es un invento de estas épocas”, ya que se cree que el uso de arneses, es tan viejo como los consoladores mismos, ya que como en el caso de estos últimos, se han encontrado pruebas de su existencia en la Antigua Grecia.

Usado por la mujer, el placer que ésta obtiene, es más que nada psicológico, por el cambio de rol que asume, ya que de esta manera, ella tiene el poder de satisfacer a su pareja.

Muchos hombres, no querrán saber nada con esta práctica, ya que temerán ser tildados de homosexuales o especularán con el hecho de perder su hombría y volverse sumisos para con su mujer, a otros en cambio, les gustará la idea y querrán ponerla en práctica, para agregarle pimienta a su relación y para adoptar alguna vez, el rol pasivo y de sumisión.

¿Te animarías a usarlo?, ¿ya lo has hecho y nos quieres contar tu experiencia? ¡Me encantaría conocer tu opinión!

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: