Masajes eróticos

Si el masaje en general se da sobre el músculo, el masaje erótico se da sobre los sentidos, y especialmente, sobre las terminaciones nerviosas de la piel.

Uno de los objetivos principales del masaje erótico es proporcionar la oportunidad de descubrir que es lo que le causa placer a tu pareja y con ello provocar un acercamiento en la pareja. Por lo tanto debe hacerse con la mente abierta por completo. Al realizar masajes eróticos, nos sorprenderemos al sentirnos tan excitados cuando nos acarician ciertas partes de nuestro cuerpo y descubriremos partes nuestras que ni remotamente habíamos considerado eróticas.
Un masaje erótico debe ser un acto satisfactorio en sí mismo (tanto si acaba en orgasmo como si no). Es un acto del que algunas parejas disfrutan de modo especial, puesto que es una oportunidad para que uno se concentre en el hecho de dar y el otro de recibir, y no en dar y recibir simultáneamente, tal como ocurre en el coito u otros actos. Es una manera muy buena para que los dos miembros de la pareja se exciten uno al otro y prolonguen la intimidad.

El masaje mutuo es una muy buena manera de preparar el camino hacia el coito. Es una práctica que consiste en la estimulación mutua de los genitales para proporcionar placer y excitación sexual. A través de las caricias descubrirás con todo detalle el cuerpo de tu pareja. Y mediante estos juegos podrás expresar de forma libre tus deseos y preferencias, haciendole saber a tu pareja lo que más te gusta y las zonas en las que más disfrutas con el masaje.
En esta práctica sexual es muy importante que exista una comunicación clara para saber con exactitud que siente y desea tu pareja en cada momento ya que existe gran variedad en cuanto a gustos, e incluso, una misma persona puede desear diferentes estímulos según la ocasión. Gracias a las manos se pueden realizar movimientos de una gran precisión, que harán que los dos disfrutéis de las mejores sensaciones juntos.

Es necesario que os toméis tiempo para saber lo que prefiere la otra persona y expresar las propias preferencias con claridad y precisión.Guiar a la pareja con tus movimientos es la mejor manera de transmitir los propios deseos y de tus mayores placeres. Otra forma de aprender la forma de masejear a tu pareja es prestar atención a los gestos, indicaciones, movimientos y demostraciones de placer de la pareja. Como ya hemos leído varias veces, no hay nada mejor para aprender y mejorar en los masajes eróticos que atender a tu pareja y dejarse llevar por las experiencias y por los instintos.

El pettíng consiste en un intercambio de muestras de afecto, una especie de juego amoroso y placentero, en el que todo está permitido, excepto el coito. De esta forma se practican diferentes técnicas como los besos, la mutua masturbación, masaje erótico, caricias, sexo oral, etc. Esta técnica provoca resultados diferentes en hombres y mujeres: La mujer no requiere una estimulación sexual tan directa y centrada en los órganos genitales. La extensión de sus zonas erógenas es mayor y su imaginación es más amplia, por lo que este tipo de técnicas le resultan muy agradables. En cambio el hombre tiene menos paciencia y una urgencia pélvica que le predispone menos a relaciones sin penetración.

El petting no es una técnica que deba aprenderse de forma mecánica. Debe desarrollarse de forma natural, instintivamente, dejéndose llevar por los estímulos. No existe una fórmula universal que pueda aplicarse en todos los casos, existen múltiples fórmulas para llegar al orgasmo sin tener que pasar por la penetración. El petting es ilimitado porque llega a dónde llega nuestra imaginación y además no conlleva riesgo de embarazo o de contagio de enfermedades de transmisión sexual o SIDA. En este juego sexual se pueden utilizar las manos, la boca, la lengua o cualquier otra parte del cuerpo que se desee.

Normalmente al petting lo consideramos como preliminares del coito, pero es tan común centrarnos tanto en éste que olvidamos lo bien que nos lo podemos pasar en esta practica, con estos masajes eróticos, sin recurrir a la penetración. Centrar la experiencia sexual en la penetración como tal es limitar en gran medida las oportunidades de disfrutar de las grandes posibilidades de la sexualidad.

La complicidad ya hemos leído que es la clave para esta práctica por lo que la comunicación entre los miembros de la pareja, con objeto de que lo que cada uno hace les guste a ambos. Para ello es importante poder expresar sin miedos lo que a cada uno le gusta hacer o que le hagan, o incluso aquellas prácticas que claramente le desagradan.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: